12.10.2015

La puta verdad

He perdido el talento para narrar mis puterías de manera poética.
He perdido el aprecio por mi zorres, he perdido el aprecio por lo fatal. 
Pero es algo que no he dejado de hacer.
 Verga, verga, coños...
¡Puta!
 

11.21.2014

Perra.

La quisieron por traviesa, ambos. Ninguno imagina aún qué tan traviesa es. No es traviesa, es mala, es mala. Los tres saldrán llorando, incluso esa niña mala, pero ustedes dos no tendrían por qué.
Tú le has dado todo tu cariño, has aguantado sus berrinches, has aguantado su mala educación, has aguantado una sarta de tonterías. Pondrías tu vida en sus manos y aunque crees que no, ya lo hiciste. Te metiste por lados equivocados. 
Tú la amaste, le intentaste dar todo el amor que nunca has podido dar. Te enamoraste una vez, pensando que esa niña buena, más buena que tú, te corresponde. Pero te miente, por lo bajo desea que desaparezcas.

A veces la niña mala desea que los dos la odien, pero ella sigue siendo una niña mentirosa. Quiere a uno, quiere a otro, nunca ha sabido a cuál quiere más. A veces la niña cree que no quiere a nadie. 

Es más, la niña está jalando a sus arenas a alguien más. Te estás hundiendo tú también, niña, y si pierdes el control, todos ellos se encargarán de que te vayas al infierno. 


Perritas jugando a la mujer fatal. Si tienes suerte algo te matará antes de tener que dar explicaciones.